Turismo sin control está convirtiendo el Mar Rosado en un ‘MAR DE FANGO’

La gente caminando las ‘piscinas de sal’ está afectando la producción de este mineral en el sector. Periodistas de la Costa han registrado que el turismo sin control que se está presentado en Galerazamba está afectando este bello ecosistema.

En un mercado tugurial fueron convertidas las orillas de las gigantescas charcas en donde visitantes se sientan en sillas y en improvisados cambuches a tomar sombra en especial los adultos mayores según registró Zonacero y Emisora Atlántico en su portal web. Las autoridades tanto el gobernador Dumek Turbay, Icultur y Agencia Nacional de Minería (ANM) habían afirmado que el turismo estaba siendo controlado, pero el pasado jueves y viernes ocurrió todo lo contrario: era todo un desorden.

Incluso se viralizó un video en donde una ‘cosechadora de sal’ le realizaba el cobro de $5.000 a un visitante como beneficio para la comunidad del municipio de Santa Catalina.

Pero el gran perjudicado de esta actividad no está siendo la comunidad sino las charcas de las salinas de Galerazamba como se puede apreciar en la siguiente imagen:

«Ya no huele a sal sino a agua emposada afirman algunos visitantes»

Por su parte Silvana Habib presidenta de la (ANM), señaló: «No se nos puede olvidar que es importante el tema turístico, pero más importante es el tema de la explotación de sal, que es lo que le da trabajo e ingresos a la comunidad de Galerazamba”.

Incluso algunos baños potátiles instalados para las necesidades fisiológicas de los turistas estab filtrando orines hacia las charcas, lo cual afecta indudablemente la producción de sal en el sitio.

¡Entérate de las mejores noticias de Entreteniniento, Música, Lanzamientos, Eventos y más! Síguenos en FacebookInstagram y Twitter, @areacartagena

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.