Por fin!: Pontezuela tiene puesto de salud

Después de un año y cuatro meses de espera, los habitantes del corregimiento de Pontezuela al fin estrenaron ayer los servicios de su Unidad Primaria de Atención (UPA).

Medicina general, odontología, vacunación, control prenatal, crecimiento y desarrollo, control al joven y al adulto mayor, planificación familiar, toma de muestra de laboratorios, y programas de promoción y prevención, son los servicios ofertados en la moderna edificación, que es siete veces más grande que el puesto de salud anterior.

El alcalde de Cartagena, Manolo Duque, dijo que los principales usuarios serán “los habitantes de Pontezuela y Bayunca, que próximamente va a tener su puesto de salud habilitado. Se beneficiarán cerca de 36 mil personas. Es un puesto de salud clave, que va a estar funcionando por ocho horas y entra a aliviar el pesar que tenía la gente de tener una obra casi lista, pero que no se había podido entregar”.

Agradeció a la comunidad por la paciencia y la invitó a conservar en buen estado la UPA, cuya inversión fue superior a los 2.107 millones de pesos.

El mandatario anunció que esta semana se prevé entregar el centro de salud de Fátima, en el Centro Histórico. “El de El Líbano está listo, solo falta es el ascensor, entonces voy a hablar con la comunidad para ver si me permiten entregarlo así, y en dos meses tendrán el ascensor, porque lo que nos interesa es que comiencen a atender”.

Y en los próximos tres meses irían entregándose los puestos de salud de Bayunca,  Arroyo de Piedra, Caño de Loro y El Pozón.

CON PERSONAL DE LA ESE

La operación de la UPA Pontezuela estará a cargo de la ESE Hospital Local Cartagena de Indias.

Roque Bossio Bermúdez, director de esa entidad, informó que “vamos a brindar un trato humanizado. Tenemos un médico general, auxiliares de enfermería, personal para laboratorio clínico, psicología y programas de promoción y prevención. Son alrededor de unas 10 personas. Para la seguridad tenemos vigilancia las 24 horas, y la coordinación con la Secretaría del Interior y la Policía en caso que lo requiramos”.

¿POR QUÉ LA DEMORA?

Adriana Meza Yepes,  directora del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), explicó a qué se debió la demora en la entrega de las obras en Pontezuela.

“Al contrato le faltaba un día de ejecución. El Ministerio y la Procuraduría no nos permitieron en principio reiniciar los contratos porque en el proceso de planeación había acciones que no contaban con permisos. Fuimos subsanando todas las trabas, y adicionalmente había el problema más grave, que fue presupuestal, en el cual los recursos no se apropiaron de manera adecuada en el 2015 y hubo que hacer junto con Ministerio de Hacienda un proceso que solo terminó hacia agosto o septiembre del año pasado para poder contar con los recursos”.

Recalcó que “los recursos durante el 2016, de la forma en que había estado, no se podían utilizar para pagar las obras. Este trabajo se hizo conjuntamente con los ministerios de Salud y de Hacienda, y por eso hoy podemos entregar la UPA Pontezuela”.

Meza Yepes destacó que con la reciente entrega, “la comunidad está muy contenta y más contento está el alcalde de haber podido empezar a solventar las trabas legales y presupuestarias que tuvimos para entregar estos puestos de salud”.

EL INCONVENIENTE PARA ABRIR EL CENTRO DE SALUD DE BAYUNCA

La directora del Dadis afirmó que aún hay un tema por resolver para lograr la apertura de ese puesto de salud. “Está terminado, pero para entregarlo se necesita un permiso de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) que nunca fue tramitado, y se empezó a tramitar en 2016 para poder pasar las líneas del servicio de luz por debajo de la carretera, porque esa es una concesión. Ya tenemos el concepto favorable de la concesión. Estamos a la espera del permiso de la ANI”.

Compartir
Banner Notas Bottom 01

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.